La garantía para bienes de segunda mano es de un año como mínimo, si lo compra en un establecimiento, y seis meses si lo compra a un particular. Los productos o elementos fungibles no están incluidos en la garantía.- Para reclamar y hacer valer la garantía, el consumidor puede dirigirse tanto al vendedor como al fabricante del producto.

-Los primeros seis meses, se presumirá que es un defecto de origen salvo evidencia contraria, y el consumidor no tendrá que aportar nada para conseguir que se aplique la garantía.

– Pasados esos seis meses, el vendedor o fabricante puede exigir al consumidor que demuestre que el fallo existía de origen.

– Si un producto en periodo de garantía resulta defectuoso, el consumidor puede exigir la reparación del producto (totalmente gratuita para el consumidor).

– Si la reparación resulta desproporcionada, el vendedor o fabricante podrá proponer una reducción en el precio o la resolución del contrato, siempre con el acuerdo del consumidor.

– En casos de productos de segunda mano, el documento legal acreditativo es la factura o ticket de compra, que el consumidor deberá presentar en el momento de la reclamación. No se aceptarán reclamaciones sin la presentación del ticket de compra.

– Los productos que lleven precinto de garantía (con la palabra “garantía” impresa) deben mantener el precinto en prefectas condiciones, que será un indicativo de que no ha sido manipulado por terceros. Si los precintos de garantía resultan violados, implica una extinción automática de la misma.

Si necesitas más información no dudes en visitarnos en la tienda o contactarnos, estaremos encantados de atenderte.

¡Gracias por tu preferencia!